Hoy concurrirán al Concejo para exigir que se tomen medidas ante la aplicación de agroquímicos en cercanías de la ciudad.

Por Luis Emilio Blanco / Diario “La Capital” de Rosario.

  A raíz de la constatación de que se realizan aspersiones con agrotóxicos en campos sembrados con soja que se encuentran a menos de cien metros del ejido urbano, en varios barrios de la ciudad, la proliferación de casos de cáncer en niños y ante la nula respuesta de parte de la Municipalidad y la negativa de la policía a tomar las denuncias respectivas, un grupo de vecinos pidió audiencia en el Concejo para exponer la problemática y pedir que se tomen medidas urgentes.

  Entre los meses de enero y febrero hubo al menos dos comunicaciones de vecinos con la Municipalidad local, para advertir que se estaban produciendo fumigaciones en zonas que por ley se encuentran dentro del perímetro de exclusión donde no se pueden aplicar agroquímicos. Una de las fumigaciones fue en un campo que queda al noreste de la ciudad, a escasos metros del club Atlético Sastre, donde —en el momento de producirse la aplicación de agroquímicos— se bañaban decenas de niños en las piletas de la entidad deportiva. Y a menos de cien metros de las puertas de las viviendas de los barrios linderos al club. En esa oportunidad un vecino se comunicó personalmente con la intendenta María del Carmen Amero quien se comprometió a "averiguar" lo que sucedía, pero nunca se conoció qué paso.

  El otro caso, se dio el 21 de febrero en el barrio Güemes (sector sudoeste), cuando una vecina a las 6.45 pudo fotografiar a un aplicador terrestre (llamado mosquito) fumigando un campo de soja a 80 metros de la puerta de su vivienda. Decidida a hacer algo al respecto para proteger al barrio, recurrió a la Municipalidad y a la policía, donde nadie quiso tomar su denuncia y tampoco dieron respuestas sobre la ilegalidad del acto de aplicar agrotóxicos en cercanía de las viviendas.

  "Salí a la puerta de mi casa y vi al mosquito fumigando en frente, incluso había un albañil trabajando (que sale en la fotografía). No era la primera vez que pasaba, pero fue cuando lo pude captar en una imagen para demostrar que no me lo estaba inventando. Fui hasta la Municipalidad pero no me dieron respuesta y en la policía no me querían tomar la denuncia porque decían que era competencia del municipio. Así que me puse a averiguar, me comuniqué con cada uno de los concejales y sólo uno se interesó en conocer lo que pasaba", indicó Ainalén Viñuela.

  "Por eso decidí elevar una nota para pedir una audiencia en el Concejo. Lo importante es que ante esa iniciativa se empezó a sumar mucha gente, no sólo de mi barrio, sino de toda la ciudad y estamos esperando que nos avisen cuándo nos van a recibir para escuchar nuestro reclamo y brindarnos respuestas".

Todos por Zoe

Ainalén decidió tomar cartas en el asunto. "Están fumigando en la puerta de mi casa. Por suerte ni yo ni nadie de mi familia tiene alguna enfermedad pero en la esquina de mi cuadra vive Zoe, una nena que con tan solo un año está luchando contra el cáncer. Hubo una campaña con figuras reconocidas del tenis y del fútbol nacional con el lema "Todos por Zoe". Y eso no supone solamente que con esta campaña Zoe tenga acceso al mejor tratamiento, a las mejores medicinas o a los mejores doctores, sino que cuando se recupere ella pueda volver a su casa, salir a jugar al patio, tener sus ventanas abiertas y que no la estén fumigando. Es una locura que nos estén tirando veneno a 80 metros de nuestras casas y esto tiene que parar y las autoridades y los productores tienen que hacerse cargo y dejar de mirar para otro lado".

  "No estamos pidiendo una locura, ni siquiera pedimos que dejen de fumigar, sino que las cosas se hagan dentro del marco legal y que la actividad agrícola pueda desarrollarse sin afectar a las personas. Si el pueblo crece y las leyes quedan obsoletas, hay que modificar las leyes y lograr que todos podamos convivir sin dañarnos los unos a los otros y no voy a esperar a enfermarme para pedir que las cosas cambien".

  A mediados de marzo del año pasado, se realizó en Sastre el 29º Campamento Sanitario a cargo de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Rosario. Al respecto, los vecinos que integrarán la comitiva que se reunirá con los concejales, pedirán conocer si ya están en poder de la Municipalidad los resultados finales del campamento y de ser así, exigir que se difundan.

Por Luis Emilio Blanco / Diario “La Capital” de Rosario.