Así fue anunciado por sus dirigentes, en el marco de la lucha paritaria que llevan adelante.

  En la web oficial del gremio, se indica lo siguiente:

Artículo 3º: La educación es una prioridad nacional y se constituye en política de Estado para construir una sociedad justa, reafirmar la soberanía e identidad nacional, profundizar el ejercicio de la ciudadanía democrática, respetar los derechos humanos y libertades fundamentales y fortalecer el desarrollo económico-social de la Nación.

Extracto de la Ley de Educación Nacional N° 26.206.

¿Cuál es el fin que perseguimos los docentes con una protesta?

  La  protesta no radica en pegar el grito más fuerte   que nuestras gargantas puedan emitir, menos aún agraviar  y mucho menos faltar a la verdad o sea contar algo que no es. Mentir o inventar.

  Tampoco, pretende  hacer una lista casi interminable de las tareas  y  funciones que realizamos en la Escuela y por fuera de ella. Las mismas  están comprendidas en nuestros  deber ser: las  escritas  en los reglamentos y las que no están impresas en ningún papel – las más-  pero  son parte de nuestra labor y salen naturalmente en nuestro devenir cotidiano.

¿Entonces qué?

Protestar y reclamar, dirigido a nuestro gobernantes y sociedad en su conjunto,  es hacer recordar  y para el que no lo sabe hacérselo  saber qué el  sentido  de  la lucha que damos los maestros santafesinos y los maestros de todo el  país, va más allá de discutir  números y  porcentajes,

  El salario constituye la base con la cual podemos, quienes dependemos de él, satisfacer nuestras demandas básicas y nos permite  proyectarnos con una clara intención de progreso.

  El derecho con el cual reclamamos   un salario digno y justo es el mismo  derecho que utilizamos para decir que no deben ser los trabajadores en general,  las variables de ajuste que utilizan en sus ensayos los economistas de nuestros gobiernos para cumplir con pactos y acuerdos.

  De decir que el acto de educar no puede ser parte de una mera enunciación de postulados que muchas veces no llegan a ver la realidad por que la práctica no combina con la retórica de la teoría enunciada y repetida una y otra vez sin la modestia de revisarla, evaluarla y corregirla por quienes son los responsables de hacerlo, sin mirar  los defectos que de ellos se desprenden.

  Hacer escuchar nuestro descontento al Ministerio de Educación por el incumplimiento de cronogramas y  fechas,  incurrir en postergaciones reiteradas para luego anunciarlas y enunciarlas como política educativa que el estado comprometido lleva adelante.

  Pedir por el cumplimiento efectivo del Decreto 2288/16 **, el mismo abarca y contempla la protección y bienestar de quienes estamos comprendidos en él pero  sucede que cuando una parte de la cadena de acciones se incumple lo escrito pierde valor.

  Decir que los docentes no podemos permitirnos retroceder y postergar aquellos logros y derechos ganados tras muchos años justamente de lucha y de PROTESTA.

  Pedir por el cumplimiento efectivo en la creación de ESCUELAS, horas y cargos docentes y no inventar procedimientos pedagógicos en aras de suprimir el proceso de enseñanza- aprendizaje que todos los estudiantes merecen.

Al  decir de Paulo Freire:

Educar es conocer críticamente la realidad.

Educar es comprometerse con la utopía de transformar la realidad.

Educar es formar sujetos de dicho cambio.

Educar es diálogo.

  Como educadores expresamos nuestra protesta con la intención de contar nuestro sentir con respecto a la  Educación y por supuesto quienes la conformamos   y dirigida para que  aquellos que toman decisiones se definan a favor de quienes justamente confiamos en que los gobiernos tienen la finalidad de sostener y mejorar las condiciones de vida del pueblo que los eligió. En cumplimiento del artículo 3° de la Ley de Educación Nacional.

Daniel Vacchieri – Delegado Seccional de Amsafe San Martín.