Ante la confirmación de un caso de Hantavirus en Carlos Pellegrini, desde el SAMCo. de esa localidad, la Lic. Gladis Simón, envió un informe para alertar y prevenir a la población del contagio de esa enfermedad y de otras que transmiten los roedores.

  La región está considerada como zona de riesgo, y ante un caso confirmado de una mujer de 28 años con Hantavirus, que afortunadamente se encuentra recuperada, es necesario volver a comunicar sobre la “importancia de las medidas de prevención para las enfermedades que trasmiten las lauchas y ratones, más ahora con las lluvias que se están dando”, indicó la Jefa de Enfermería del SAMCo. Carlos Pellegrini.

  Entre las enfermedades que pueden transmitir los roedores se cuentan la Fiebre Hemorrágica Argentina, Leptospirosis y Hantavirus.

  “Recordamos que para Fiebre Hemorragia Argentina está la vacuna; deben anotarse en el Vacunatorio del SAMCo. todas aquellas personas que no la tengan, ya que se coloca una solo vez en la vida, desde los 15 a 65 años”, precisó Gladis.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas de las enfermedades transmitidas por roedores son: cefalea (dolor detrás de los ojos) fiebre, cansancio, dolores musculares, enrojecimiento de las conjuntivas, salpullido o erupción en el cuerpo, nauseas y vómitos.

¿Cómo se transmite?

Por inhalación: Es la causa más frecuente. Ocurre cuando respiramos en lugares abiertos o cerrados (galpones, huertas, pastizales) donde las heces o la orina de los roedores infectados desprendieron el virus contaminando el ambiente.

  Por contacto directo: Al tocar roedores vivos o muertos infectados, o las heces o la orina de estos roedores

  Por mordeduras: Al ser mordidos por roedores infectados.

¿Cómo puede prevenirse?

Evitar la convivencia con roedores y el contacto con sus secreciones:

  Evitar que los roedores entren o hagan nidos en las viviendas

  Tapar orificios en puertas, paredes y cañerías, mantener la higiene con agua y lavandina, colocar huertas y leña a más de 30 mts de las viviendas, cortar pastos y malezas hasta un radio de 30 mts alrededor del domicilio.

  Ventilar por lo menos 30 minutos antes de entrar a lugares que hayan estado cerrados (viviendas, galpones). Cubrirse la boca y la nariz con un pañuelo húmedo antes de ingresar.

  Realizar la limpieza (pisos, mesas, cajones y alacenas) con una parte de lavandina cada diez de agua (dejar 30 minutos y luego enjuagar). Humedecer el piso antes de barrer para no levantar polvo.

  Al acampar hacerlo lejos de maleza y basurales, no dormir directamente sobre el suelo y consumir agua potable.

 Si se encuentra un roedor vivo: usar veneno para roedores o tramperas para capturarlo (no intentar tocarlo o golpearlo). Consulte en el municipio si se dispone de un servicio de control de plagas.

  Si se encuentra un roedor muerto: rociarlo con lavandina junto con todo lo que haya podido estar en contacto y esperar un mínimo de 30 minutos. Luego recogerlo usando guantes y enterrarlo a más de 30 centímetros de profundidad o quemarlo.