Pidieron que “se embolsen las mismas para facilitar la recolección y su aprovechamiento en la planta de compostaje (lombricero).

  Además, recordaron que “está prohibida la quema de las mismas ya que liberan gases tóxicos” y solicitaron a los generadores de cenizas (brazas) que “las mismas deben ser retiradas de los domicilios y/o comercios una vez que hayan sido extinguidas por completo, ya que de manera contraria, presupone un alto riesgo de incendio en la recolección y disposición final”.