A Felipe lo despertaron, reaccionó, conoce, le sacaron el respirador y todos los caños y respondió su cuerpo muy bien.

  No levantó fiebre y sus padres lloran de emoción en el mensaje que transmitieron a la comunidad en las últimas horas.

  Agradecen los rezos desde todos lados por la recuperación de su hijo y piden que sigamos rezando porque “Feli” aún lo necesita. 

  Los médicos le dijeron claramente a sus padres: “Su hijo tiene una fuerza tremenda. Al ser un gran deportista, tiene una vitalidad enorme”.

  Tras la buena reacción, volvieron a sedarlo por los dolores, pero la de hoy, es una gran noticia.

Fuente: “Radio El Trébol”.