Se trata del Senador por Belgrano Guillermo Cornaglia. Presentó un proyecto en los Poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial en la Provincia de Santa Fe. 

  El legislador sostiene esa iniciativa desde hace más de un año y medio, y logró que la Cámara alta tome el tema: sus pares de los distintos bloques se comprometieron a darle un tratamiento preferencial en la próxima sesión, presumiblemente el día 24.

  Subraya que la finalidad del proyecto es “subsanar una injusticia y, además, una ilegalidad que se está produciendo dentro del mismo Estado Provincial”.

  La norma a discutir se presentó formalmente en diciembre de 2016 (tiene poco tiempo para poder obtener la aprobación de ambas Cámaras) y consta de cuatro artículos.

  Allí se establece que “cualquier persona que se encuentre cumpliendo una pasantía, practicantía, ayudantía o cualquier otro sistema de trabajo o colaboración, será incorporada inmediatamente a la planta de personal en el ámbito donde preste funciones, con reconocimiento de la antigüedad”.

  En la actualidad, “el Estado Provincial toma el servicio de jóvenes que, ante la falta de trabajo y la expectativa que produce la promesa tácita de un futuro empleo, brindan su fuerza laboral, su tiempo y sus conocimientos”.

  Esta realidad se vive como una tradición, “particularmente en el Poder Judicial, donde sistemáticamente se toma a estudiantes de la carrera de Abogacía o jóvenes abogados graduados, quienes luego de una selección son convocados a ‘laborar’ o prestar sus servicios en diferentes oficinas, juzgados, fiscalías o defensorías”.

  Estos jóvenes “que se introducen en el Poder Judicial deben cumplir una carga horaria que, incluso, es controlada a través de un sistema conocido como ‘fichaje’, es decir, ‘control de personal’; pero “a cambio de esta ‘labor’ no hay contraprestación dineraria, ni siquiera existen viáticos para traslado a su lugar de ‘trabajo’ ”. (Las comillas simples corresponden al original).

  “No estamos hablando -dice Cornaglia en los fundamentos- de una forma de trabajo en negro o trabajo no registrado, pero sí observamos que dentro del mismo Estado Provincial se está produciendo una moderna forma de ‘trabajo esclavo’, donde los jóvenes tiene sólo obligaciones a cambio de una expectativa futura de empleo y la ilusoria idea de que ‘son parte’ del Poder Judicial”.

  El Estado Provincial “no debe disfrazar empleo no registrado y no remunerado bajo formatos engañosos de practicantías, ayudantías y pasantías