Intendentes santafesinos arden tras el anuncio del gobierno nacional. El impacto en las arcas es demasiado significativo y cayó como un baldazo de agua fría en las economías locales. Aluvión de críticas a la Casa Rosada. Muchos coinciden en que la medida “mata” a pueblos y ciudades del interior.

  Los intendentes de diferentes puntos de la provincia quedaron enfurecidos tras la eliminación del Fondo Federal Solidario. El impacto que tendrá en las arcas de la Provincia ya lo detalló el ministro de Economía, Gonzalo Saglione, quien aseguró que de los $ 2.300 millones que estaban presupuestados se recibieron al 31 de julio $ 1.292 millones por dichos conceptos. Desde los municipios hablan de un “duro golpe” para las cajas y hasta la suspensión de obras en cada localidad. El recorte es millonario y funcionarios aseguraron que esta medida “mata” a los pueblos y ciudades del interior.

  “Cuando se toma este tipo de medida desde el centralismo de Buenos Aires no se mide el impacto en el interior ni en las economías regionales”, aseguraron desde El Trébol. “Quieren vaciar las provincias y los municipios”, apuntaron en San Jorge.

  La inyección económica del Fondo Federal Solidario para los Municipios y Comunas tiene un impacto crucial en las cuentas públicas de las localidades. Por eso, al cierre de cada año cada gobierno calcula un estimativo de lo que recibirá a lo largo del ejercicio siguiente por aportes provenientes en concepto de recaudación de derecho de exportación de soja.

  En los últimos días, cuando se oficializó desde Nación el decreto de necesidad y urgencia, Saglione rápidamente adelantó el duro revés que tendrá en municipios y comunas de Santa Fe. El funcionario encargado de manejar los números en el gobierno santafesino señaló que como consecuencia de la caída de los fondos se abre un gran interrogante en la ejecución de obras que estaban presupuestadas e, incluso, algunas de ellas comenzadas.

  Para la Casa Rosada, de acuerdo al anuncio, la eliminación del Fondo Sojero significará un ahorro fiscal de $ 8.000 millones para lo que resta de este 2018 y otros .500 millones a lo largo del año próximo.

  Los números asustan y los intendentes santafesinos ya empezaron a recalcular el futuro de sus economías tras quedar en offside. A fines de julio, el municipio de la ciudad de Santa Fe había recibido $ 45.000.000 de los $ 76.000.000 que tenía proyectado para el ejercicio de este año. Rosario, el Ejecutivo provincial que más aportes recibe en concepto del Fondo Sojero, tenía presupuestado para el 2018 un total de $ 252.000.000. Y según señaló el secretario de Hacienda, Santiago Asegurado, momentáneamente a las arcas del Palacio de los Leones se giraron $ 140.000.000.

  Las calculadoras en los últimos días ardieron en los despachos públicos de cada rincón de la provincia. En Rafaela, por ejemplo, desde Hacienda y Finanzas puntualizaron que a lo largo del primer semestre se transfirieron $ 6.000.000 en concepto de los aportes provenientes por exportaciones de soja. Sin embargo, los números previos marcaban un goteo de $ 12.000.000.

  Asimismo, y de acuerdo a lo que estimaron en el Ejecutivo de la ciudad de Sastre en el presupuesto 2018 -aprobado en el Concejo en diciembre del 2017- se esperaba que se transfieran $ 2.850.000. Sin embargo, hasta el momento y de acuerdo a números oficiales, sólo se envió el 50% de lo proyectado. Y eso sería todo teniendo en cuenta que a través del DNU se cancela la llegada de dichos fondos. A ciencia cierta, hasta el 31 de julio de este año se transfirieron a las arcas de la intendencia $ 1.446.800. Por eso, si se considera lo que tenía planeado recibir en 2018, la cabecera del departamento San Martín perdería alrededor de $ 1.400.000.

  En El Trébol las cuentas que hacían a principios de este año avizoraban que gracias a las exportaciones de la soja la intendencia tendría en su caja $ 3.000.000. Hasta la fecha la trasferencia de los fondos marchaba a buen ritmo. Pero el corte impuesto por Nación significará una reducción económica importante. “La proyección faltante de 2018 era $ 1.280.000 más, eso sería lo que estaríamos perdiendo”, explicó Fernando Almada, intendente municipal.

  Los recursos, según detallaron, se venían volcando a trabajos de gas, pavimentación, cordón-cuneta, ampliaciones de iluminación y al programa local de viviendas, entre otros. Y el hecho de tener esos aportes orientados a obra permitía direccionar otros fondos a programas sociales, culturales y capacitaciones. “Si esta medida no se revierte generará un impacto tremendo en las economías regionales. Habrá que hacer un reordenamiento de las inversiones y generalmente se tendrá que dejar de asistir cuestiones comunitarias, sociales, culturales y de capacitación laboral para circunscribirse a gastos operativos y corrientes”, sostuvo Almada.

  Y las críticas del intendente de El Trébol hacia Nación no tardaron en llegar. El funcionario indicó que la caída de la obra pública significa menor posibilidad para generar trabajo, una reducción en el número de habitantes que reciben un salario mensual y un cimbronazo para la actividad comercial, deteriorando por completo el circuito económico. “Cuando se toma este tipo de medida desde el centralismo de Buenos Aires no se mide el impacto en el interior ni en las economías regionales”, cuestionó.

  La ciudad de San Jorge no quedó ajena a la realidad de todo el país. En su presupuesto para el ejercicio anual, el municipio tenía en la mira contar con $ 4.500.000. Sin embargo, el anuncio llegó como un baldazo de agua fría para el intendente Enrique Marucci. Al día de hoy la Intendencia recibió $ 2.300.000. Por ende quedarán en el camino más de $ 2.000.000. “Destinamos todo a pavimentación de calle. Nosotros tenemos el programa ‘San Jorge sin barro’, con lo cual todo lo referente a cordón cuneta y mejorado quedará suspendido. Se corta la obra, la mano de obra, la compra de insumos a nivel local. Ahora se perjudica la gente que vive alejada del centro, la de menos recursos y la más necesitada”, aseguró la máxima autoridad pública.

  Marucci fue tajante a la hora de dejar en claro cómo afrontarán esta medida y volvió a hacer hincapié en que se suspenderán las tareas para el mejoramiento de la localidad. “No tenemos una solución milagrosa. En el interior tenemos que ser bien austeros porque desde arriba no vienen recursos de regalo. Es una locura que se nos castigue de esta manera. Es un impacto inesperado. El gobierno nacional quiere vaciar las provincias y los municipios”.

Más casos

En una de las ciudades más grandes de la provincia, Reconquista, la repercusión del recorte también retumbó fuerte. La medida tomó a todo el arco político por sorpresa y el eco continúa sonando. De acuerdo a lo que explicó el secretario de Hacienda y Finanzas de la Municipalidad, Ignacio Correa, en el Ejecutivo venían aplicando los aportes a obras que, consecuentemente, producen un efecto multiplicador.

  “Se contrata trabajo local y se compran materiales en comercios de la ciudad, entonces toda esa cadena de valor se desactivará porque este año no podremos continuar con lo programado”, detalló.

  El funcionario reconoció que presumían que alguna medida de esta índole podía implementarse por parte de Nación ya que, tras el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, en el horizonte se observaba que empezaba a tomar impulso un método de “ajuste”. Es más, Correa indicó que se olfateaba que la herramienta que se podía promover era una aplicable de manera arbitraria: “Ir al Congreso era algo complicado. Más allá de eso, no pensábamos que se iba a efectivizar este año, sino que se iba a negociar con las provincias”.

  El municipio tenía proyectado para este año recibir en concepto del Fondo Sojero $ 11.000.00. A la fecha, la transferencia fue de $ 7.000.000. Y a lo largo de 2018, con esos recursos la gestión pública se logró recapitalizar la casa de gobierno a través de la compra de camiones, retroexcavadoras, maquinaria y el desarrollo de obras viales. “Comenzamos a recalcular el ejercicio porque vamos a tener que reajustarnos en algunos sectores. Ya comenzamos a trabajar con todo el equipo económico y estamos observando que algunas de las cosas previstas para este año no las vamos a poder llevar adelante”, se lamentó Correa.

  Finalmente, el encargado de manejar las finanzas en el gobierno de Reconquista aclaró que en los últimos días concluyeron algunas etapas adjudicatarias de obras, una situación que estaba prevista cumplir financieramente con el Fondo Sojero.

  “Son compromisos que asumimos y en donde ya hubo una licitación pública en el medio. Para esos compromisos deberemos reasignar y destinar un flujo de dinero que teníamos en otro lugar. Teníamos programados diferentes procesos de compras y otros proyectos, pero con esta situación vamos a tener que desactivar absolutamente todo”.

Qué es el Fondo Federal Solidario

Mediante el decreto 0486 de 2009, el Poder Ejecutivo provincial dispuso la adhesión al decreto nacional 0206/2009 que establece la creación del Fondo Federal Solidario con el objeto de financiar obras que contribuyan a la mejora de la infraestructura sanitaria, educativa, hospitalaria, de vivienda y vial en ámbitos urbanos o rurales.

  Compuesto por el 30% de los montos recaudados en concepto de derecho de exportación de soja, este fondo tiene por finalidad el reparto de recursos de origen federal para reforzar los presupuestos destinados a infraestructura en las provincias y en cada uno de los municipios y comunas adheridos, con la expresa prohibición de utilizar las sumas que lo compongan para el financiamiento de gastos corrientes.

Por Rodrigo Pretto /Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.