Se trata de la investigación del crimen de Claudio Tramannoni, muerto de un tiro en la espalda hace seis años. Por Luis Emilio Blanco / La Capital.

  Los familiares de Claudio Tramannoni —un trabajador rural muerto por un tiro en la espalda hace seis años en la estancia Los Robles de Los Cardos—, bogan por la reactivación del expediente judicial que lleva el caso, tras la reciente decisión de la Corte Suprema de Justicia provincial de pasar al nuevo sistema penal las viejas causas que no fueron archivadas. Es así que los hijos del hombre asesinado, no renuncian a la esperanza de que el caso sea resuelto, aunque ven con preocupación que el tiempo transcurra sin que haya avances significativos en las pesquisas.

  En su momento el caso llegó a tener seis detenidos, que luego fueron beneficiados con la falta de mérito. Con más de 20 cuerpos, el abultado expediente del caso se encuentra varado en el sistema residual desde hace más de un año y según fuentes tribunalicias, deberá regresar en estos días a los Tribunales de San Jorge, donde será impulsado por el fiscal del Ministerio Público de la Acusación, Carlos Zoppegni; en lugar de un juez de Instrucción.

  Sobre la investigación del asesinato de su padre, Alan Tramannoni dijo a LaCapital que "el caso tuvo personas procesadas pero actualmente no hay nadie detenido". El joven, es el hijo mayor de Claudio y tenía 19 años cuando su padre fue ultimado, en la estancia donde hacía 13 años que trabajaba y donde se desempeñaba como encargado. Alan hoy tiene 25 años y es querellante en representación de su familia, que completan su mamá Sonia Fabbietti y su hermano Ulises Joel, de 22 años. "Juntos pudimos salir adelante y lo que nos queda hoy es que se haga justicia", dijo Alan, quien solicitó a las autoridades "una definición sobre qué van a hacer con la causa para que los abogados puedan actuar".

El caso

Claudio Tramannoni tenía 47 años y más de una década trabajando en la estancia Los Robles cuando fue asesinado por un tiro en la espalda que le atravesó el corazón, el viernes 22 de junio de 2012. El hecho se desarrolló en ocasión de un robo al estilo "comando", donde participaron siete hombres armados que, vestidos con trajes y uniformes policiales, simularon ser inspectores de la Afip para acceder a la estancia y consumar el atraco.

  Pasado el mediodía de ese viernes, Tramannoni llegó a la estancia a bordo de una camioneta gris justo cuando los delincuentes se daban a la fuga en tres vehículos que fueron identificados por las filmaciones de las cámaras de seguridad de una planta de acopio que se encuentra en las inmediaciones de la estancia. Las cámaras registraron el paso de los tres autos utilizados por los maleantes —un VW Cross Fox, un Renault Megane y un VW Polo— y de la camioneta en la que se desplazaba Tramannoni —una Toyota Hilux gris perteneciente a Los Robles— y que tras el hecho fue abandonada sobre la ruta provincial Nº 13, pasando Los Cardos y en dirección a la ciudad de Las Rosas.

  En su momento los dueños del establecimiento agrícola denunciaron el faltante de dos armas —una recuperada luego en un allanamiento—; dinero en efectivo (21.000 pesos y 2.600 dólares), y un teléfono móvil marca IPhone del hijo de la dueña de la estancia, quien había sido reducido por los delincuentes y maniatado en su oficina.

  La investigación policial estuvo a cargo de la Unidad Regional XVIII del departamento San Martín. Las imágenes de video que captaron el convoy de autos utilizados para dar el golpe, fueron la clave para llegar a los presuntos autores, que en dos etapas fueron detenidos, e incluso algunos de ellos resultaron procesados con prisión preventiva.

La investigación

Los primeros resultados de la investigación se vieron pasados dos meses del asesinato cuando se apresó a un ex policía de Granadero Baigorria, quien tenía una de las dos armas denunciadas como robadas en la estancia.

  Ello derivó en allanamientos en Rosario que permitieron atrapar a un segundo sospechoso, quien poseía el celular de la víctima del robo y dos autos presuntamente utilizados por la banda. Hubo otras dos detenciones y al mes siguiente el juez de instrucción de San Jorge, Néstor Troncoso —hoy jubilado—, resolvió la situación procesal.

  El 24 de octubre Troncoso dictó el procesamiento con prisión preventiva para tres personas, dos de ellos considerados probables coautores del delito de "homicidio criminis causae"; mientras que al tercero le atribuyeron el rol de "partícipe principal". Los allanamientos suguieron y se procedió a la detención de tres personas más y otros dos sospechosos fueron llevados a indagatorias.

Sobreseimiento

El 6 de diciembre de 2013 la Justicia de San Jorge dictó el sobreseimiento definitivo para tres de los acusados que estaban con falta de mérito.

  La medida fue apelada por la querella y luego revocada ante la Cámara de Apelación Penal. No obstante desde entonces no se produjeron avances en la investigación que el 10 de febrero de 2014 quedó atrapada en el sistema residual.