Es en relación a la fumigación que un “mosquito” estaba realizando en campos ubicados al suroeste de la ciudad.

  Por medio del presente, queremos informar que el viernes 28 de diciembre, la policía local de Sastre debió intervenir para frenar una fumigación con "mosquito" que se estaba realizando en campos ubicados al suroeste de la ciudad, linderos con el límite de la zona urbana. Dicha maquinaria habría sido encontrada "in fraganti" violando la orden judicial del Juez de Distrito de la ciudad de San Jorge, Dr. Daniel Zoso, quien prohibió realizar fumigaciones terrestres a distancias menores a los 400 metros del límite de la ciudad, incluido barrio Belgrano.

  La medida cautelar vigente se completa con la prohibición de fumigaciones aéreas a una distancia menor a los 1000 metros y fue dispuesta en el marco de un juicio de amparo ambiental promovido por la Defensoría de Menores de la ciudad de San Jorge contra la Municipalidad de Sastre, en representación de los vecinos de esta ciudad ante el grave peligro que implican estas prácticas cercanas a zonas pobladas y la actitud asumida tanto por los concejales como por la intendencia, no obstante los reiterados y enérgicos reclamos realizados durante meses, como es público.

  La actividad presuntamente delictiva fue denunciada de forma anónima y telefónica por un vecino a la Policía, la cual concurrió inmediatamente al lugar para tomar las acciones correspondientes. Simultáneamente se cursaron llamados urgentes al municipio y en particular al ingeniero agrónomo a cargo del control, ausente al momento de iniciarse la fumigación quien se presentó más de media hora después del aviso. Entre tanto otra vecina en bicicleta intentó acercarse al lugar por un camino público para documentar los hechos y tomar fotografías pero debió retirarse por la acción intimidatoria de una camioneta que se encontraba en el lugar, aparentemente asistiendo al "mosquito".

  Recordamos también que una fumigación con altas temperaturas, superiores a los 25 o 30 grados, representa un peligro extremo por la gran evaporación y no debería autorizarse ni realizarse. Esto demostró además que ni siquiera se respetaron las famosas “buenas prácticas” que tanto promocionan los productores y los agrónomos para justificar las fumigaciones cercanas a la gente.

  Entendemos que no es función de los vecinos reemplazar a inspectores municipales, sin embargo, mientras tanto y en vista de los hechos, tendrá que ser la población quien denuncie, llamando a la policía (aun de forma anónima) a los números 101 o 911, ante cualquier indicio de fumigación en zona prohibida o solo por la percepción de movimientos sospechosos. La policía ya cuenta con instrucciones al respecto, como lo demostró en la víspera actuando con gran diligencia, aun con riesgo para la salud del personal expuesto por largos minutos, según se pudo visualizar a la distancia.

  Tratándose de una medida judicial provisional, hasta tanto se establezcan las distancias definitivas creemos necesario que desde el municipio se tomen acciones para facilitar su cumplimiento y control mediante cartelería, señales y marcaciones bien visibles.

  Somos todos responsables de respetar y hacer cumplir el mandato judicial. Si ves que algo se está haciendo mal, llamá a la Policía.

Unión Ciudadana por la Vida y el Ambiente