Anunciaron que no esperan encontrarlo con vida.

  Medios británicos informaron esta tarde que los rescatistas que buscaban al futbolista de Cardiff City, Emiliano Sala, admitieron que “habían perdido la esperanza la noche anterior ante el temor de que su avión monomotor se estrellara contra el canal inglés después de que la hélice se bloqueara con hielo”. Esto indicaría que parte del vehículo se habría congelado.

  También ha surgido que el piloto, Dave Ibbotson, de 60 años, “tuvo que abortar tres intentos de despegue y había bromeado con sus amigos diciendo que estaba “un poco oxidado” en los días anteriores al último vuelo”, según The Telegraph.

  El Piper PA-46 Malibu salió del aeropuerto de Nantes en el noroeste de Francia alrededor de las 19.15 del lunes por la noche (hora local) y se dirigía a Cardiff, donde Sala esperaba unirse a sus nuevos compañeros.

  Justo después de una hora de vuelo, el piloto pidió al control de tráfico aéreo que redujera la altitud “de 5000 pies a 2300 pies”. Pero poco a los minutos, la guardia costera de Guernsey fue alertada que el avión desapareció de las pantallas del radar.

  Los expertos en aviación sugirieron que “la aeronave monomotoras con fletamento privado no deberían haber arriesgado el vuelo en condiciones heladas”.

  Alastair Rosenschein, un antiguo piloto, dijo a The Telegraph : “Ya es un cruce bastante peligroso hacerlo en un avión con un solo motor, especialmente en invierno y definitivamente en la noche. También hay problemas de formación de hielo. Es algo extraño de hacer porque si su motor se apaga, entrará en el agua “.

  Ronda el misterio en torno al propietario del avión y el club Cardiff City que insiste en que Sala había rechazado su oferta de un vuelo comercial.

  Una fuente en el club dijo que habían iniciado una investigación para descubrir por qué de firmar un contrato que rompió récord, se jugó su vida en el “arriesgado” cruce de canales.

  Al mismo tiempo se supo que Neil Warnock llevó a sus jugadores a una sombría primera sesión de entrenamiento desde la tragedia del miércoles. Los jugadores y el personal describieron la situación como “absolutamente terrible” y “oscura”, según una fuente del diario Inglés.

  Se informó que Willie McKay, un conocido agente, jugó un papel importante en la negociación del acuerdo sin precedentes del club, pero le dijo a The Telegraph que no tenía nada que ver con el vuelo de Sala. Dijo: “He tenido miembros de la familia que me han llamado sobre esto y no es cierto. Nada de eso”.

  El avión, que fue construido en 1984, está registrado en los Estados Unidos y no en Gran Bretaña a través de una compañía con sede en Norfolk. La firma, Southern Aircraft Consultancy, cobra a los propietarios alrededor de £500 libras por año para registrar sus aeronaves con la Autoridad Federal de Aviación, lo que significa que es más difícil identificarlos.

Fuente: Diario "Uno" Santa Fe.