Según el Observatorio de la Agencia de Seguridad Vial, la cifra revirtió la tendencia descendente, ya que en 2017 murieron 430 personas en siniestros.

  Según datos preliminares publicados por el Observatorio de la Agencia de Seguridad Vial, durante 2018 hubo 447 víctimas fatales en accidentes viales en la provincia de Santa Fe.

  La información publicada por el organismo viene a revertir un escenario que en los últimos años era descendiente. Es que la triste cifra de 2018 superó al del año anterior (2017), aunque continúa estando por debajo de los años 2016 y 2015.

  Justamente, en 2017 fallecieron 430 personas en territorio santafesino, 14 personas menos. Eso significó un crecimiento en 2018 del 3,9 por ciento. Sin embargo, es notablemente inferior si la comparación es con 2016. Ahí, la baja es cercana al 9 por ciento. Más aun si se lo coteja con 2015, cuando los fallecidos fueron 595; en ese caso, la disminución es de casi el 25 por ciento.

 El número de muertos continúa alarmando. Como es de imaginar, la mayor cantidad de accidentes fatales se concentran en las grandes ciudades y en localidades cercanas, que generalmente funcionan como satélites de las primeras.

Rosario y Santa Fe capital

Los dos principales departamentos de la provincia, La Capital y Rosario, concentran el 35 por ciento de las muertes. En Rosario y sus alrededores 87 personas perdieron la vida (10 por ciento menos que el año pasado). En tanto que en departamento La Capital (Santa Fe ciudad y área metropolitana) hubo 68 muertes, dos menos que el año anterior (2017).

  El departamento Castellanos, cuya cabecera es Rafaela, se convirtió en el tercer departamento con mayor cantidad de accidentes fatales. Tuvo un total de 39, registrando un crecimiento del 62 por ciento respecto año anterior, ya que en el 2017 perdieron la vida 24 personas. Le siguen los departamentos General Obligado, con 37 fallecidos (una disminución del 9 por ciento) San Lorenzo, 34; General López, 31 muertes; Iriondo, 25; San Martín con 20, San Jerónimo, 19; San Cristóbal con 19 (una baja del 34 por ciento) Las Colonias, 13; Belgrano y San Justo, 9; Garay y Vera, 8; Constitución, 5; y 9 de Julio 4.

  Los datos son oficiales y surgen del mapa georreferenciado que elabora y actualiza diariamente en forma online el Observatorio Vial. A partir de 2017, dentro de las 24 horas posteriores de ocurrido el siniestro vial, se cuenta con información de fallecidos proveniente de la División Operaciones de la Policía de la provincia, lo cual permite contar con un registro que puede ser visitado por todos los ciudadanos desde el portal oficial de la provincia y visualizado en las redes sociales de la APSV.

En moto

De los datos preliminares se desprende que 208 de las víctimas se trasladaban en moto, lo que representa un 46 por ciento del total.

  Escenario similar al que se presentó durante el año anterior. En 2017, el 50 por ciento iba en ciclomotores o moto y la mayoría no llevaban casco.

  Datos a nivel nacional hablan de que el parque de motos creció un 37 por ciento en los últimos cinco años. De acuerdo a un relevamiento de 2016, la provincia de Santa Fe se encuentra por debajo de la media nacional respecto a la utilización del casco. Mientras que el nivel de utilización en el país se acerca al 60,7 por ciento; en Santa Fe es de 59,3 por ciento.

Uso de casco en la Argentina

La Argentina difiere de otros países de la región latinoamericana como Chile (99 por ciento), Perú (98 por ciento), Costa Rica (94 por ciento), Colombia (91 por ciento), Cuba (90 por ciento), Uruguay (85 por ciento) y Ecuador (84 por ciento), quedando la Argentina muy por debajo de lo observado a nivel regional, siendo que el 65 por ciento de los conductores lo utilizan.

  Por otro lado, se observan diferencias en su utilización según edad y ámbito (urbano o rutero). El estudio Observacional de la Agencia Nacional de Seguridad Vial indica que el empleo del casco en el conductor es significativamente más bajo entre los menores a 18 años (24,8 por ciento).

  El resto de los tramos etarios se encuentran alineados a la media nacional salvo el caso de los mayores de 65 años que tienen un uso de 50,7 por ciento. Cabe resaltar que la mayoría (64,9 por ciento) de los motociclistas se concentran en la franja etaria de 18 a 35 años, evidenciando que este tipo de vehículo es utilizado principalmente por los jóvenes.

  En la ruta el conductor utiliza más el casco que en el ámbito urbano: 74,2 por ciento y 65,0 por ciento, respectivamente. Asimismo se detalló que los conductores de motos comerciales (83,5 por ciento) lo emplean más que los particulares (64,6 por ciento).

  En lo que refiere al traslado de menores, la situación es preocupante: siete de cada 10 chicos de entre 0 y 17 años no lo utilizan. Además, el 7,6 por ciento de las motos observadas trasladan a menores de 16 años. Esta proporción asciende en el NOA (10,5 por ciento) y en el NEA (9,5 por ciento).