El gobierno ofreció a los gremios estatales mantener el mecanismo de actualización automática según la inflación, pero supeditado a los ingresos de la provincia. Tanto Ate como UPCN se fueron del encuentro reclamando un piso de aumento como política salarial de 2019.

  El gobierno provincial propuso a los gremios estatales de ATE y UPCN continuar con la aplicación de la cláusula de actualización automática salarial. Fue en el marco de una nueva reunión paritaria con los gremios de la administración central, y después de reanudar las conversaciones iniciadas hace dos semanas. Según explicaron al término de la reunión los ministros de Gobierno, Pablo Farías; y de Economía, Gonzalo Saglione, se propone para la política salarial de 2019 que dicha cláusula garantice que los salarios continúen actualizándose según la inflación, aunque condicionada a los ingresos de la provincia.

  Según precisaron los funcionarios, “se propone que la cláusula de actualización automática tenga límites por si se produce un desfasaje muy importante entre el incremento inflacionario y el real incremento de los ingresos provinciales”. De esta forma, afirmaron, pretenden generar “un resguardo ante posibles situaciones de exceso inflacionario pero garantizando que los salarios continúen actualizándose.

Disconformes

Los dirigentes sindicales se retiraron insatisfechos de la reunión. Tanto Jorge Hoffman de ATE como Jorge Molina de UPCN, dijeron que lo ofertado por el gobierno es sólo un punto de una serie de tres aspectos esenciales, que los sindicatos reclaman en esta discusión. En este sentido, Molina dijo que además de la cláusula gatillo, reclaman un porcentaje base de incremento como política salarial para el corriente año, y un salario mínimo que pueda garantizarse para las categorías inferiores de la administración.

  Hoffman aclaró que la actitud de los gremios “ha sido muy prudente”, pero coincidió con Molina en que tiene que haber un porcentaje de mejora global. Asimismo, advirtió que el gobierno plantea la cláusula gatillo supeditada o “vinculada” a los ingresos tributarios que vaya a tener la provincia. “La cláusula se activaría según inflación medida por IPEC, supeditado al nivel de recursos coparticipables e impositivos”, planteó. “Ésta -dijo Hoffman- va a ser una política salarial que no se va a resolver prontamente.

  Demostraremos vocación para dialogar y no vamos a decir que rechazamos; insistiremos en el camino del acuerdo pero hay que seguir discutiendo. Hoy sólo se discutió cláusula gatillo”, adelantó. Finalmente, explicó que la importancia de contar con un porcentaje de aumento preciso radica en que permite que se corrija un desfasaje de dos meses en la aplicación de la cláusula actualmente, “y además, permitiría adelantaron algunos meses a la inflación, garantizando un mínimo para los sectores de menores ingresos. Eso es más que razonable”, concluyó.

  La reunión pasó a cuarto intermedio con fecha a definir.