Se trata de Daniela Soldano, quién hasta hace unos días ocupaba el puesto de directora en una escuela del lugar. “La angustia y el desamparo me han invadido”, sostuvo.

  Espinoso es el camino que deben transitar aquellos que deciden defender la vida por sobre los privilegios de unos pocos. Condenados a la marginalidad gracias al furibundo lobby del agronegocio, vecinas y vecinos organizados contra un flagelo que envenena sus días, se ven acorralados por el obsceno poder al que deben enfrentar. En esta oportunidad le tocó a Daniela Soldano, directora de la EESO Nº639 Patricias Mendocinas de Sastre, anteriormente había pasado por una situación de similares características en la localidad de Totoras, el profesor Daniel Mangold.
“Una vez más podemos decir que el poder real y político con pretensiones de exhibir públicamente medidas ejemplificadoras y disciplinadoras, intenta con su pulgar opresor aniquilar las fuerzas de seguir adelante con los reclamos por el cuidado de la salud y el ambiente, que impulsamos desde el Grupo de Vecinos Autoconvocados Sastre “Unión Ciudadana por la Vida y el Ambiente”, sostuvieron desde la agrupación de vecinos.
Daniela Soldano hace 32 años que se desempeña como docente, y 23 como directora de la EESO Nº639 Patricias Mendocinas de Sastre, lejos de poder dar las gracias por llegar casi al fin de su carrera docente, completando un ciclo muy importante y abriendo sus sueños a nuevos horizontes, hoy Daniela está sintiendo en carne propia lo que es poner sus convicciones en primer lugar ante que su conveniencia o comodidad.
“Me invade una tristeza infinita, ya que siento que no ha tenido valor alguno entregar mi vida en pos de una institución. Lamentablemente todo está atravesado por oscuros intereses, en estos casos lo peor de todo el mundo queda expuesto de sobremanera. La política partidaria está enquistada en la educación, el movimiento de figuritas es incesante y se va acomodando de acuerdo a las situaciones que se van originando”, le dijo a Conclusión la directora desplazada.
El viernes 12 de mayo, Daniela recibiría una notificación donde se le informaba que se le había iniciado un sumario por “irregularidades administrativas” y por lo tanto era desplazada provisoriamente de la dirección de la EESO 639.
El haber estampado su firma en distintos amparos ambientales, generaría que la docente eleve su grado de exposición por referenciar sin tapujo alguno, su incondicional apoyo a la pelea contra las fumigaciones. “Esto es el punto cumbre de todas las persecuciones políticas a las que hemos estado expuestos los vecinos autoconvocados de Sastre. Distintos supervisores me acercaban su inquietud con el argumento de que llegaban al Ministerio, pero jamás me mostraron una sola denuncia. Finalmente en el expediente aparece la figura de una docente que se quejaba por dos horas, y que en lo que a mi refiere, no la convoqué por escalafón, siendo que jamás ingresó su pedido por mesa de entrada, y nunca fui convocada para charlar sobre este tema”, relató la docente.
Desde el Grupo de Vecinos Autoconvocados Sastre, no escatimaron elogios para con quién consideran una persona indispensable en lo que a educación refiere: “Convencida del poder revolucionario y transformador de la educación, Daniela entendió siempre que su rol como docente iba más allá de enseñar algún hecho histórico, ya que desde su trabajo podía ayudar a descolonizar cabezas y agudizar el juicio crítico para formar ciudadanos y ciudadanas comprometidos y responsables”.
Esas convicciones la llevaron naturalmente a formar parte de comisiones, del Grupo Conciencia de Vida en los ‘90, de la agrupación Mumalá en los últimos años, y en el 2018 se sumó a la organización de vecinos autoconvocados. Su nombre acompañó todos los petitorios que insistentemente piden alejar las fumigaciones del ejido urbano, presentados ante las autoridades sastrenses. También integra el grupo de 43 vecinos que iniciaron una acción judicial -por medio de un amparo ambiental- para alejar las aplicaciones de agroquímicos en zonas periurbanas en beneficio de todos los niños y vecinos de Sastre, en especial, para que Zoe Giraudo pueda reponerse del tratamiento oncológico que como una leona está enfrentando y venciendo en un ambiente libre de contaminantes agrarios.
Los problemas comienzan puntualmente el 5 de junio del año pasado, cuando el Centro de Estudiantes de la EESO Nº 639 participó de la concentración en Plaza Independencia por el Día Mundial del Ambiente (convocatoria lanzada por la Red de Luchas Socioambientales a la que adhirieron los Vecinos Autoconvocados y al que fueron invitadas todas las autoridades e instituciones de la ciudad).
“Tras este acto, desde el Municipio se le informó a la directora Soldano que ya no se le abonaría la cuota mensual de internet, impidiendo así al alumnado acceder a la red y garantizarles el derecho a la conectividad. La pretendida sanción no llegó a concretarse porque existía un convenio firmado con el gobierno anterior que no podía suspenderse por un capricho o enojo de la intendencia y especialmente, porque la docente expuso la situación ante sus superiores y expresó que haría pública en los medios tal arbitrariedad por parte del municipio”, comentaron.
Tras la notificación de que sería desplazada de su cargo, Daniela consultó a varias autoridades y funcionarios ministeriales quienes coincidieron en lo arbitraria de la medida y que tal sanción respondería a cierta animosidad hacia su persona o una causal política.
Perder la fuente laboral por no renunciar a la lucha contra las fumigaciones
Paralelamente en Sastre, a medida que los reclamos de los Autoconvocados tomaron mayor fuerza, crecía la cantidad de despedidos en la municipalidad del lugar, Leonardo Baroni, Maria Ester Oyola y Nancy Baez (22 años empleada municipal) todos integrantes de la agrupación de vecinos autoconvocados, y dos de ellos firmantes igual que Soldano, de la acción judicial ¿Casualidad?
“Como una manera de exponer las presiones que estábamos sufriendo los Autoconvocados, y previniendo una sanción hacia Soldano, junto a Baéz y Luis Blanco la docente realizó una presentación ante la Defensoría del Pueblo Delegación San Jorge. En ella también se expuso la intención de la sra. Amero (intendenta) de generar la interrupción laboral del periodista (Blanco) tanto en diario La Capital (donde envió una misiva con argumentos falaces y tergiversados hasta el punto de ofrecer a los empleadores de éste, pruebas inexistentes de un supuesto delito) como en los servicios que presta a la provincia como asesor técnico en el tema de comunicaciones”, concluyeron.
Fuente: Conclusión