Se trata de la frecuencia nocturna que partía de Rosario y finalizaba en Frontera, atravesando las localidades del departamento San Martín ubicadas sobre ruta 13. El inconveniente también afecta a otros 15 jóvenes de María Juana y Clucellas. Exigen la reincorporación de los colectivos.

  La senadora departamental, Cristina Berra, se hizo eco de un reclamo estudiantil en la cabecera departamental y presentó un pedido para que se habilite nuevamente la frecuencia nocturna del servicio interurbano de colectivos de la línea UTE 33/9 que une Rosario – Frontera. El colectivo que suspendió el recorrido deja sin movilidad a 28 estudiantes de Sastre que se trasladan diariamente a San Jorge y El Trébol para el cursado de sus carreras terciarias. También complica la situación de jóvenes de María Juana y Clucellas que, en total, alcanzan las 15 personas.

  En el mes de septiembre del 2017 la Unión Transitoria de Empresas (UTE) formada por las firmas América y Azul SATA se había hecho cargo del servicio interurbano de pasajeros que prestaba, anteriormente, Monticas. Hasta hace algunos días atrás, el colectivo salía desde Rosario a las 18 y recorría Los Cardos, El Trébol, Carlos Pellegrini, San Jorge, Sastre, María Juana y Clucellas, entre otras, en la franja horaria comprendida entre las 21.30 y las 23. “Dicha frecuencia es de vital importancia para pasajeros como lo son estudiantes que cursan carreras de nivel terciario en horarios nocturnos en las ciudades de San Jorge y El Trébol principalmente”, asegura Berra en el proyecto presentado en la Cámara de Senadores.

  Actualmente, la frecuencia fue suspendida bajo “excusas de la firma prestataria del servicio de que los costos de mantenimiento del mismo son insostenibles frente a los exiguos beneficios, dejando sin servicio vital a estos pasajeros de diferentes localidades de varios departamentos de la provincia”.

  Un grupo de estudiantes están solicitando que el Municipio ponga a disposición las herramientas que se encuentran a su alcance para garantizar la educación de ellos. Por el momento, aseguran que no han tenido respuesta alguna.

  “Es responsabilidad del Estado garantizar el derecho a estudiar y crear condiciones viables para que nuestros jóvenes puedan acceder a una educación de calidad, como también lo es asegurar una transitabilidad eficiente, para que los mismos puedan llegar, estudiar y regresar a sus hogares de forma segura”, asegura el proyecto de la legisladora.

Fuente: "Bumerang News".