La entidad internacional informó que el club de Gales de abonar la cifra correspondiente a la transferencia del delantero que se destacaba en el fútbol francés.

  La FIFA tomó una decisión sobre el litigio que mantuvo enfrentados al Nantes y al Cardiff por el traspaso del argentino Emiliano Sala, quien murió en un accidente aéreo en enero pasado.

  A finales de agosto, la entidad internacional le envió un correo a los dos clubes en el que instaba a una conciliación por el pago del pase del delantero. Además, la comisión del estatuto del jugador dio un plazo de 10 días a los dos clubes para que aceptasen o no esa conciliación. Sin acuerdo entre las dos entidades, dicha comisión emitió una sentencia, que podrá ser apelada ante el Tribunal Arbitral del Deporte (TAS).

  En las últimas horas, la FIFA ordenó al Cardiff que le pague al Nantes 6 de los 17 millones de euros del traspaso del jugador, fallecido el 21 de enero en compañía del piloto de la avioneta que le transportaba a Gales para unirse a su nuevo club que milita en la Premier League.

  Tras la desaparición del jugador, el club birtánico decidió no pagar los primeros 6 millones de euros de los 17 totales que correspondían a la transferencia del fichaje, que había sido validado por las autoridades del club antes del accidente.

  En febrero, el sitio Daily Telegraph, informado por fuentes anónimas de la institución de Gales, explicó cuál es el argumento del que se sostienen los abogados para que la entidad no pague el fichaje del argentino: “Se consideró que el contrato de Sala en Cardiff no cumplía con las reglas de la Premier League y se lo devolvieron para que él firmara una enmendada”. El objetivo fue declarar nulo el contrato firmado y para esto debieron demostrar que Sala aún no era futbolista del Cardiff y que tampoco había sido dado de baja en el Nantes, conjunto que mantiene el reclamo por la transferencia.

  “Si estamos obligados contractualmente a pagarles, por supuesto que lo haremos. Somos un club honorable”, había explicado Mehmet Dalman, presidente de la institución galesa. “Todavía estamos en el proceso de recopilar información y ese proceso continuará. Y cuando alcancemos un nivel en el que tengamos suficiente información, estoy seguro de que nos sentaremos con Nantes y seguiremos adelante”, había señalado en diálogo con la BBC.

  Sala murió el 21 de enero en un accidente cuando una avioneta que lo llevaba a la capital galesa para unirse al plantel del Cardiff luego de que ambos clubes alcanzasen un acuerdo por el traspaso. Después del fallecimiento del jugador, el Cardiff decidió no pagar un primer plazo de 6 millones de los 17 acordados por el traspaso, una operación que había sido validada por las autoridades del fútbol antes del accidente.