Una joven pellegrinense le salvó la vida a una pequeña de 5 años que se atragantó con un caramelo.

  El hecho tuvo lugar en la localidad de Carlos Pellegrini, en el Departamento San Martín en la tarde del lunes.

  Victoria Garnero, estaba con su amiga Vanina charlando en la vereda cuando por el lugar pasaron dos niñas de unos 11 u 12 años junto a una pequeñita de 5.

  De repente, la criatura comenzó a toser con desesperación y sus dos acompañantes le pidieron desesperadamente ayuda a Victoria y Vanina.

  Victoria fue la primera en llegar junto a la pequeña. Intentó tranquilizarla y la inclinó hacia adelante buscando que despida la golosina. Como esto no sucedía, “Viki” aplicó la “Maniobra de Heimlich”, jalando desde atrás a la niña desde el diafragma hacia atrás y arriba. Repitió el método dos veces y finalmente la chiquilla tosió y expulsó el caramelo.

  Tras unos instantes en la que pequeña recuperó el aliento, Viki y Vanina la acercaron hasta su domicilio.

  Victoria es alumna de 5to año de la escuela secundaria Nº 8090 San Agustín de Carlos Pellegrini y durante este período llevaron adelante el programa “5º al rescate” que fue seleccionado en el programa “Ingenia” del Gobierno de la Provincia de Santa Fe.

  En dicho programa se capacitaron con los Bomberos Voluntarios locales en RCP, asfixia, hemorragias y fracturas. Este programa también se replicó a los alumnos de 6º y 7º grado de las escuelas primarias.

 Victoria formó parte de este 5º año, y lo aprendido terminó salvando ni más ni menos que la vida de una niña pellegrinense que comía una golosina en la vía pública.

La Maniobra de Heimlich

La maniobra de Heimlich levanta el diafragma y obliga al aire a salir de los pulmones para crear una tos artificial. Esta tos mueve el aire a través de la tráquea, de esta forma empuja y expulsa la obstrucción fuera de las vías respiratorias y de la boca.

  Para hacer la maniobra de Heimlich, hay que rodear con las manos la cintura de la persona. Colocar un puño apretado arriba del ombligo y debajo de la caja torácica y sujetar el puño con la otra mano. Seguidamente tirar del puño apretado con un movimiento seco y directo hacia atrás y hacia arriba bajo la caja torácica de seis a 10 veces rápidamente.

  En caso de obesidad o embarazo en la última etapa, hay que aplicar compresiones en el pecho; continuar de forma ininterrumpida hasta que la obstrucción se alivie o que llegue el apoyo vital avanzado.

Si bien la maniobra de Heimlich es simple y efectiva, puede ser dolorosa e incluso causar lesiones a la víctima. Debe utilizarse solo en emergencias reales, cuando esté casi seguro de que la persona se está asfixiando realmente como el caso de la niña pellegrinense.

Fuente: "Portal Pellegrinense".