Lo aprobó la Comuna mediante una ordenanza el jueves al mediodía. Inicialmente comenzarán con controles flexibles que apuntan a concientizar a la población. Luego de un tiempo prudencial comenzarán las sanciones económicas. Los montos se irán duplicando para quienes reincidan en la infracción.

  Carlos Pellegrini y Crispi no fueron las primeras localidades de la provincia en anunciar este tipo de medidas, pero sí las del departamento San Martín. El jueves ambas Comunas sancionaron una ordenanza mediante la cual hacen obligatorio para toda la ciudadanía el uso de barbijos a partir de este lunes. Si bien inicialmente se tratará de concientizar a la población y los controles serán flexibles, luego de trascurrido un tiempo comenzarán las sanciones económicas. El Ejecutivo pellegrinene ya fijó multas de $1000 para quienes violen la normativa y, en caso de reincidir en su incumplimiento, los montos comenzarán a duplicarse.

  En la mañana del viernes, la Comuna de Carlos Pellegrini sancionó una ordenanza donde establece la obligatoriedad para circular con barbijos. Se trata de una normativa que exige la utilización a todos los que transiten por la localidad y regirá para el ámbito ajeno al doméstico, quedando abarcado todo espacio público o de acceso público, comercios, áreas productivas, oficinas y hasta la administración pública. “Considerando que el lunes se podría llegar a flexibilizar levemente el aislamiento obligatorio. Por eso decidimos implementar esta nueva normativa. Es un modo de solidaridad, me cuido yo y te cuido a vos”, explicó la jefa del Ejecutivo prellegrinense, Marina Bordigoni.

  La ordenanza prevé multas económicas que serán inicialmente de $1000 y se irán duplicando cuando la persona reincida en la infracción. Sin embargo, Bordigoni aclaró que inicialmente se hará “un trabajo de concientización en la comunidad, donde luego de ese tiempo prudencial serán los inspectores quienes detecten quien recibió la información y está desobedeciendo la ordenanza”.

  En tanto, el gobierno de Carlos Pellegrini se comprometió a difundir tutoriales para la confección casera de barbijos o mascarillas, así como “ratificar a la población en general la necesidad de incorporar la práctica habitual de lavados de manos con agua y jabón, el uso de alcohol en gel y el distanciamiento social”.