Nos ajustamos rápido a los protocolos y quizás ahí esté la clave", dijeron los especialistas, entre ellos el director del Hospital de San Jorge. Por Luis Emilio Blanco

  Más allá de los 45 casos sospechosos y luego descartados, el departamento San Martín no tuvo hasta ahora pacientes enfermos de Covid-19 en ninguna de las 17 poblaciones que lo componen dentro del marco de la pandemia.

  Entre muchas consideraciones que se pueden evaluar a la hora de analizar las causas se puede hablar de azar, de buenas acciones de parte de las autoridades y de todos los involucrados en el manejo de las cuestiones sanitarias de la población o en una conjunción de motivos que llevaron a que esta jurisdicción transite los días de cuarentena sin demasiados sobresaltos.

  A la hora de encontrar las razones, Matías Nonino, quien junto a Damián Dalbecio y Gabriela Alasino, dirige el Hospital Regional de San Jorge y coordina las acciones necesarias para asistir en la pandemia, responder a ese interrogante es un tanto complicado. "Es difícil de precisar si tuvimos o no el virus. Se puede pensar en una cuestión de suerte, pero hay que tener en cuenta además que, conociendo el virus y todas las variantes clínicas que presenta, existe la posibilidad de que hubiera existido algún caso y no lo supimos".

  "Lo que si se puede afirmar es que nos ajustamos rápido a los lineamientos, a los protocolos, al seguimiento de los pacientes aislados y es muy probable que allí radique la clave para explicar por qué no hay casos en esta región", explicó Nonino. "Tuvimos muchas personas viajeras y repatriadas, si alguno de ellos tuvo el virus, el estricto respeto a las pautas de cuidado hizo que no haya afectado a la comunidad", explicó el médico y resaltó el nivel de comunicación que existe entre los médicos de todas las localidades.

  "Tenemos armados protocolos que entre otras pautas establece cómo proceder con los pacientes febriles, de qué forma activar el servicio de emergencias 107 para la toma de muestras y, adaptado a las características de cada lugar, el trabajo conjunto entre todas las localidades", argumentó.

  De allí también surgió un claro mapa de las necesidades para cubrir todos los aspectos. "Desde la necesidad de la expansión de camas, el abastecimiento de insumos y el armado tanto de pacientes como personal sirvió, para ir entrenándonos un poco más en todo esto que es nuevo. También prestamos mucha atención a los informes provinciales y estamos con permanente atención sobre los casos sospechosos que se van presentando", dijo Nonino. Y detalló que, por ejemplo "la cercanía de comunidades que tuvieron casos y la relación familiar, comercial o de otra índole con personas de nuestras comunidades hizo que prestemos más atención a la posibilidad de la presentación de un caso positivo".

El accionar de jefes comunales

En ese sentido, la senadora provincial Cristina Berra, en su carácter de coordinadora del comité de crisis departamental, dijo que "fue muy importante el accionar de los presidentes comunales e intendentes y sus colaboradores en coordinación con los directivos del sistema de Salud. Para cuidarnos entre todos teníamos que tener muy buena predisposición y voluntad porque a una situación tan inesperada no es fácil de resolver. Pero aún así, con errores y aciertos, el hecho de ser rigurosos en la aplicación de los protocolos, el cuidado de ingresos y salidas de las poblaciones, el estrecho contacto con todos los actores que intervienen para asistir en esta situación especial dieron sus frutos. Fundamentalmente se aprecian logros porque se respetaron las decisiones del gobierno provincial".

  "Ahora, desde algunos sectores como los profesores de educación física, maestras jardineras, o personas que tienen salitas maternales, están organizando entrevistas virtuales en las que intercambian ideas y nos hacen llegar sus inquietudes. Sabemos que todos tienen que trabajar pero la gente debe entender que las medidas de restricción no las toma el presidente comunal, el intendente o el senador. Son decisiones que se adoptan en la órbita provincial ajustándose a lo que se decide a nivel nacional. El estricto cumplimiento fue lo que nos permitió decir que hasta hoy no tuvimos casos", explicó.

  También entendemos el enojo de la gente, de comerciantes, obreros y personas que atraviesan situaciones difíciles desde lo económico. Desde los distintos estamentos del Estado se está haciendo lo posible para contenerlos pero tenemos que recapacitar y considerar que se está trabajando y que fuimos previsores, tomamos las medidas a tiempo y hoy tenemos buenos resultados".

  Para la psicóloga del Servicio de Salud Mental del Hospital San Jorge y ex delegada de la Subregión San Martín, Macarena Alvarez, la rápida toma de decisiones es uno de los puntos clave. "El equipo directivo descentralizó los servicios del hospital y en todo momento tuvo en claro cómo proceder.

  Después, desde cada lugar comenzamos a trabajar con las nuevas pautas pero siempre atendiendo a las condiciones que impone la pandemia", dijo para enseguida ampliar: "Tener la base de un buen sistema integral de salud en funcionamiento permitió a las autoridades actuales trabajar con premura y pensar un paso más adelante".

  Álvarez remarcó que, a pesar de trabajar en un distrito en el que aún no hubo enfermos, "en los últimos 10 días hubo un incremento de consultas psicológicas por situaciones generadas por la pandemia". Temores, angustias y sus manifestaciones en niños y adultos fueron las razones que más acercaron sus pacientes.

Por Luis Emilio Blanco / La Capital.