"En los últimos meses, se multiplicaron los hechos violentos, vandálicos y robos en la zona rural santafesina. Nuestro Departamento no es ajeno a este flagelo", manifestó la Diputada.

  La diputada provincial Lorena Ulieldin acompañó la presentación de un proyecto de ley para crear una Mesa de Trabajo para el Abordaje Integral del Ilícito Rural en Santa Fe, un espacio interinstitucional para la prevención de todas las acciones ilegales relacionadas con la ruralidad. La intención es que puedan participar representantes del Poder Ejecutivo, el Legislativo, las organizaciones agropecuarias, los fiscales, los intendentes y los jefes de comunas.

  En los últimos tiempos, hemos visto crecer las estadísticas del delito rural en forma preocupante. Es de público conocimiento la multiplicación de hechos violentos, vandálicos, rotura de silo-bolsas y robos en la zona rural. En este sentido, la legisladora recordó que “durante el gobierno de Miguel Lifschitz, se puso en marcha junto a Carsfe una experiencia similar que permitió la generación de un Mapa del Delito. Esto hizo posible que la policía pueda actuar en tiempo real, acotando el accionar de bandas criminales”.

  Ulieldin explicó que esta ley beneficiará a la ciudadanía en general y a los productores rurales en particular y afirmó que “es necesario el diseño de estrategias de política pública basadas en análisis confiables, pertinentes y oportunos sobre el panorama de la ruralidad y sus problemáticas. El abordaje de los delitos rurales requieren de un trabajo permanente del Estado en conjunto con las instituciones intervinientes en el tema a los fines de explorar estrategias adecuadas que den respuesta a este problema rural”, expresó.

Una experiencia con muy buenos resultados

En Santa Fe, se puso en marcha en septiembre de 2018 una experiencia que sirvió para comprender y reformular las estrategias de abordaje de este delito mediante la articulación de mecanismos interinstitucionales coordinados. Este espacio permitió, durante la gestión de Miguel Lifschitz en colaboración con entidades agropecuarias como Carsfe, la creación de un Mapa del Delito Rural; compuesto principalmente por los datos brindados por los propios productores rurales a través del Registro Único de Producciones Primarias (RUPP).

  El mapa del Delito Rural permitió detectar dónde ocurrían la mayor concentración de hechos delictivos y allí la Policía podía prevenir y armar un plan de acción. “Hizo posible actuar en tiempo real a la policía incrementando su capacidad operativa de intervención y acotando el accionar de bandas criminales” recordó Ulieldin.

Sistema Georeferenciado

La norma determina también la creación de un Sistema de Información Georreferenciado del Delito Rural con el objeto de generar información confiable con la mayor celeridad sobre la situación de los productores rurales que sirva para el diseño de políticas públicas, para la intervención de las fuerzas de seguridad y la investigación de fiscales.

  Ulieldin destacó también su preocupación por “la salud pública que implica el flagelo del abigeato: la hacienda sustraída es faenada sin control y, por lo tanto, en incumplimiento de las normativas de seguridad alimentaria que brindan las condiciones adecuadas de higiene para prevenir enfermedades como la triquinosis, el Síndrome Urémico Hemolítico, entre otras”.