El intendente de San Jorge destacó el exitoso control de la pandemia y reafirmó su compromiso con las obras y el trabajo en la ciudad.

  Enrique Marucci es un político de escuela: a los 15 años ya trabajaba en instituciones de servicio de la localidad. “Aún no pensaba en la política, pero quería hacer algo para la gente”, afirmó en diálogo con Noticias d. En 1982 ingresó como socio fundador del Partido Unión Vecinal, una fuerza netamente local y conformada por vecinos de distinta procedencia ideológica aunque con un decidido objetivo en común: trabajar por la ciudad.

  Hoy, Marucci es intendente de San Jorge por ese mismo partido desde hace 22 años, pero lleva 36 en la Municipalidad. Fue concejal, presidente del Consejo, Secretario de Gobierno, intendente reemplazante, luego interino y, finalmente, titular. “La verdad es que me formé bien de abajo y fui aprendiendo de a poco”, señaló el funcionario y agregó: “Antes los políticos hacían eso, para poder ocupar un cargo primero había que capacitarse”.

  En todos estos años el municipio atravesó las distintas crisis que azotaron al país, pero el Intendente destacó la experiencia adquirida: “En nuestras campañas siempre le decimos a la gente que estamos preparados para afrontar cualquier problema económico. Ahora la pandemia nos vuelve a poner a prueba y es una experiencia más que sumamos”.

  Al día de hoy, tanto San Jorge como todo el Departamento de San Martín no presentan casos de Covid-19. Sin embargo, la incertidumbre y la precaución están a la orden del día y el gobierno municipal no se relaja. Con la llegada del invierno se intensificaron los controles y se cerraron los tres accesos a la ciudad.

  San Jorge tiene una gran industria agropecuaria y, al tratarse de una actividad esencial, los controles son más difíciles. Así ocurre con los dos millones diarios de hamburguesas Paty que se fabrican en la ciudad. “Para sostener esa producción hay mucho movimiento, transporte, servicios y trabajos directos e indirectos”, explicó el jefe comunal y agregó: “Se trabaja con todos los protocolos obligatorios y los estamos llevando muy bien”.

  La localidad santafesina también se destaca por su diversidad productiva. Su icónica fábrica de bolitas de vidrio, única en Sudamérica, como también las cuatro de trofeos y medallas que se distribuyen a todo el país, son un ejemplo. Por eso, la preocupación del municipio son los comercios y las pymes que no están pudiendo trabajar. “Muchas empresas están pasando un momento complicado aunque han recibido los aportes nacionales para pagar salarios. Estamos acompañando a las actividades que no están percibiendo ingresos”, afirmó Marucci.

Apoyo a los productores locales

Muchos productores agropecuarios vienen atravesando, hace tiempo, un duro momento. El reciente conflicto en torno a la cerealera Vicentín puso de manifiesto esta realidad de la que San Jorge es testigo directo. Así lo explicó Marucci: “Antes vivimos un mal momento con BLD, la primera cerealera que cerró afectando a varios productores. Luego sucedió lo de Vicentín y en nuestra ciudad hay muchos de ellos que no pudieron cobrar”.

  El intendente también reflexionó sobre el conflicto: “Yo pienso que hay que esperar el concurso y lo que determine la Justicia. Siempre digo que estoy en la defensa de los que trabajan, de los empleados y los productores agropecuarios, que son gente laburadora que apuesta al riesgo. Y esto generó incertidumbre en la ciudad porque hay quienes tienen sus cereales depositados ahí”.

  Marucci se reconoce afín al diálogo y poco adepto a las posiciones extremas: “Siempre buscamos soluciones intermedias, ni quedarte con todo, pero tampoco mirar para otro lado”. Y remató: “Si el Estado va a poner dinero, tiene derecho a alguna participación para garantizar que vaya a donde tiene que ir”.

Las cuentas claras

La pandemia puso en pausa muchos objetivos que se tenían para este año. Sin embargo, el jefe comunal se mantiene optimista: “Estamos llevando adelante varios proyectos. Hemos comprado con fondos propios 20 hectáreas para el desarrollo de un parque industrial, también estamos construyendo un hogar para adultos mayores junto a una institución intermedia llamada Hogar del Sol y vamos a comenzar un hogar permanente y un centro de día para personas con discapacidad. Por otro lado, estamos invirtiendo en la red de agua, cambiando las luminarias a led y tenemos muchas obras de pavimentación en marcha”.

Fuente: "noticiasd.com"