Lo hizo mediante un Proyecto de Comunicación.

  Pidió la provisión de un aparato cardiodesfibrilador para el efector de salud de Crispi, una localidad con alrededor de 600 habitantes entre zona urbana y rural, que no cuenta con esta aparatología.

  El proyecto de la Dirección del Samco es tener su propia sala de Shock Room destinado a la atención inicial de pacientes que arriben con cuadros de emergencias con riesgo de vida, a los fines de una asistencia rápida y efectiva para lograr estabilizar a los mismos.

  La pequeña localidad cuenta con un club y establecimientos escolares urbanos y rurales, además de una colonia agrícola extensa.