Desde Amsafé y Sadop reclamaron detalles sobre la planificación escolar de este año. “La discusión no es presencialidad sí o no, la discusión es en qué condiciones”, señaló el titular del gremio de los docentes públicos, Gustavo Terés.

  Todavía faltan algunas semanas para febrero, pero los gremios docentes ya comienzan a trabajar sobre un mes que será clave con el reinicio escolar y la vacunación del personal educativo. Este lunes, la ministra de Educación santafesina, Adriana Cantero, anticipó un ciclo lectivo “bimodal” con alternancia de clases presenciales y virtuales, de acuerdo a la situación sanitaria. Docentes públicos y privados reclamaron “claridad”.

  Los secretarios de Amsafé y Sadop Rosario, Gustavo Terés y Martín Lucero, respectivamente, plantearon sus dudas sobre el regreso de la presencialidad.

  Ambos destacaron que todo el personal educativo quiere volver a las escuelas, pero hay ciertas inquietudes sobre el cómo. Terés señaló malas condiciones edilicias en algunos colegios, y Lucero se mostró preocupado el distanciamiento: el ministerio calcula grupos acotados, de no más de 15 alumnos de acuerdo a las dimensiones del aula.

  ¿Pero qué hacer con los que quedan fuera? “¿Más turnos? ¿Más aula? ¿Los que están en casa?”, preguntó Lucero que alertó una “sobrecarga” de expectativas sobre los padres quienes, “inevitablemente” deberán mantener el rol de acompañamiento educativo en sus hogares, también este año.

  “La discusión no es presencialidad sí o no, la discusión es en qué condiciones”, sintetizó Terés.

  En principio, el 17 de febrero los alumnos de los séptimos y quintos años retomarán las clases, todavía no se sabe si presencial o virtualmente. Son quienes deben completar los contenidos del 2020; y el 15 de marzo se sumarán los otros cursos para iniciar ya formalmente el ciclo lectivo 2021.

  Se espera durante el año una combinación de presencialidad y virtualidad. El ministro de Educación nacional, Nicolás Trotta, se inclinó por un mayor porcentaje de lo primero, pero la santafesina Cantero, fue más cauta y advirtió que “durante un tiempo es probable que tengamos que tener modelos flexibles de alternancia y la duración de la bimodalidad dependerá de los informes sanitarios", aclaró, más cauta que el ministro de Educación Nicolás Trotta, que anticipó un 2021 más “presencial”.

Fuente: “Rosario3.com”.