El proyecto nació en la ciudad de San Jorge y la intención es expandirlo por toda la región. La idea es articular trabajos del sector público-privado para potenciar el movimiento comercial. También quieren llevarlo a las escuelas para que los jóvenes conozcan los productos autóctonos de la zona.

  El centro oeste santafesino comienza a hornear un proyecto para potenciar comercios y pymes locales. En los últimos días se llevó a cabo un encuentro impulsado por el Centro Comercial de San Jorge, el Municipio de dicha ciudad y personal de turismo de la Federación de Cámaras Empresarias del Comercio (Fececo), mediante el cual plantearon la idea de armar un circuito turístico industrial. La intención es potenciar el sector productivo, inicialmente, a nivel local y luego expandirlo por toda la región. “Es una manera que la gente conozca lo que se produce localmente”, indicó el intendente de San Jorge, Enrique Marucci.

  La intención es brindar un servicio turístico entre las tres partes para trabajar de manera mancomunada entre el sector público y privado. De acuerdo a lo que adelantó Marucci, el objetivo es, entre otras cosas, promocionar las 110 pymes – que poseen desde dos hasta 100 empleados – la ciudad de San Jorge con sus diferentes particularidades.

  Asimismo, y una vez puesto en marcha, intentarán expandirlo por la región. Claro que para eso habrá, primero, que coordinar las acciones con los diferentes municipios, comunas y centros comerciales de cada localidad. “Se puede explotar el turismo rural. Somos una zona de grandes campos. Además en esas recorridas se puede hacer marketing con presentes, ofrecer productos regionales. Es una manera de mover el mecanismo de quienes llevan adelante el corazón productivo. Es una idea interesante”, indicó Marucci.

  En el departamento San Martín, cada una de las 17 localidades que lo componen posee su particularidad industrial distintiva. Desde un tambo modelo a nivel sudamericano ubicado en Carlos Pellegrini, pasando por la única fábrica de bolitas de esta parte del continente con base en San Jorge, hasta fábricas lácteas en San Martín de las Escobas y Landeta, y una multinacional de capitales japoneses que produce generadores en la ciudad de Sastre. “Hay municipios hermanados con países europeos y los intercambios entre delegaciones son constantes. Nosotros hemos llevado a recorrer industrias a grupos de alemanes e italianos que estuvieron de visita en la localidad”, recordó Marucci, quien agregó que es una posibilidad de que todas las comunidades se favorezcan con esto.

  En tanto, también surgió la idea de involucrar al sector educativo en el proyecto. De acuerdo a lo que explicó el intendente de San Jorge, la intención será ofrecer las recorridas a las diferentes escuelas para que los jóvenes de la región se interioricen de la actividad comercial y productiva del centro-oeste santafesino.

  Tras el encuentro, preacuerdo de por medio, personal de Fececo llevó todas las impresiones para evaluarlas puertas hacia adentro y continuar avanzando. Ahora, será el turno de firmar los convenios para poner fecha de lanzamiento e inicio, que estiman será a fin de año. Previo a la llegada de la pandemia, la Federación de Cámaras Empresarias había replicado esta misma experiencia en otros puntos de la provincia de Santa Fe como, por ejemplo, Esperanza y San Carlos.

El turismo como fuente laboral

Desde el Ejecutivo de San Jorge también insinuaron que el proyecto turístico es una forma, también, de motorizar laboralmente las empresas de transporte. Se sabe que la pandemia puso en jaque al sector y, de terminar de ajustarse los detalles de la iniciativa, quienes tienen vehículos para el traslado de larga distancia – trafics – podrían ser una fuente de provecho para mover los contingentes en el circuito.

Con experiencia local

Hace cuatro años atrás, el Municipio de la ciudad de San Jorge había puesto en marcha un proyecto de las mismas características, aunque algo más abarcativo e inclusivo, pero sólo a nivel local. “Se sabe que no tenemos determinadas características naturales para explotar como puede ser un río o una montaña. Pero lo hacíamos para mostrarle a quienes llegaban un fin de semana al circuito para disfrutar de alguna carrera de autos, o a las mismas escuelas, para recorrer las instituciones de la ciudad y algunos puntos culturales”, recordó Marucci.