Lo adelantó el Ministro de Economía, Gonzalo Saglione. En tanto que el Gobernador, Miguel Lifschitz, dijo: “Nuestra intención es que los trabajadores no pierdan poder adquisitivo”.

  Los gremios del sector público, con los docentes a la cabeza, han planteado la necesidad de comenzar la discusión paritaria lo antes posible. Hasta ahora, el Ejecutivo santafesino no puso fecha, aunque el ministro de Economía, Gonzalo Saglione, adelantó que la convocatoria se formalizará “en los próximos días”.

  Desde la Nación pretenden acuerdos salariales que no superen el 15 por ciento de incremento anual, con la excusa de que es la única forma de no generar más inflación. El gobierno santafesino ya anunció, la semana pasada, que se sentará a dialogar con los sindicatos “sin pisos ni techos”.

  “Nuestra vocación es siempre de diálogo”, indicó Lifschitz. “Sabemos que va a haber distintas miradas, pero afortunadamente contamos con un parámetro respetado por todos, como es el índice de precios que publica todos los meses el Ipec”, en referencia al Instituto Provincial de Estadísticas y Censos.

  Respecto de la propuesta que llevará el gobierno a las paritarias, el mandatario provincial prefirió no hablar de números concretos, aunque aclaró: “Nuestra intención es que los trabajadores no pierdan poder adquisitivo, pero al mismo tiempo que no se generen condiciones que atenten contra la financiación de las arcas públicas”.

  En tanto, el ministro Saglione –que encabezará las negociaciones con los gremios de empleados estatales– dijo que “como todos los años” no habrá una propuesta cerrada sino que se construirá con los sindicatos en base a dos puntos: “Que el salario de los trabajadores públicos no pierda poder adquisitivo a lo largo del año y que las exigencias (salariales) sean compatibles con las posibilidades de pago que tiene la provincia”.

  Según Saglione, “no hay peor acuerdo que aquel que no se puede cumplir. Siempre hemos llegado a acuerdos que han permitido compatiblizar las dos cosas. Los trabajadores santafesinos no han perdido poder adquisitivo en la última década y el fisco provincial tiene solvencia”.

  El año pasado, la provincia y los sindicatos acordaron un incremento salarial anual del 25 por ciento. La semana pasada, el Ipec publicó el índice de inflación de diciembre (2,5 por ciento) y de ese modo se conoció que la inflación anualizada en la provincia fue del 26,1 por ciento. De inmediato, el gobierno anunció que el 1,1 por ciento de diferencia (por aplicación de la “cláusula gatillo”) se abonará con el salario de enero.

  “La cláusula gatillo fue una herramienta útil y positiva”, valoró este martes el ministro de Gobierno de la provincia Pablo Farías. Y en referencia al inicio de las paritarias 2018, señaló: “Vamos a hacer todos los esfuerzos para que las clases comiencen normalmente. Al margen de las dificultades, en Santa Fe mantuvimos siempre una buena relación con los sectores sindicales”.