Cerca de 40 trabajadores volvieron a elaborar quesos en la renovada fábrica, que le volvió a dar vida al pueblo.

  Cerca de 40 trabajadores de la exSancor Centeno volvieron a realizar las primeras maniobras para comenzar a producir lácteos tras el cierre de la planta en marzo de 2017.

  El presidente comunal Juan Gufi anunció que se elaboraron los primeros 4500 kilos de queso para la nueva firma y así se consumó el anhelo de que los trabajadores y la empresa estén nuevamente en actividad.

  Cabe destacar que Sancor había cerrado la planta el pasado 7 de marzo de 2017. A partir de allí los empleados lucharon para mantener sus fuentes laborales. Algunos aceptaron retiros voluntarios, otros fueron trasladados y otros aguantaron hasta el final para poder ver hoy como las máquinas y la producción salen adelante.

  La Tarantela, una fábrica de quesos ubicada en la localidad bonaerense de Navarro, que distribuye sus productos en el conurbano y en la ciudad de Mar del Plata, se hizo cargo de la planta que era de SanCor en una operación de venta que fue realizada por una suma cercana a los $ 50 millones.