Fabricaron una partida de bolitas con la cara del Papa en San Jorge PDF Imprimir E-mail

alt

La empresa Tinka, única en el rubro en Sudamérica, produjo una edición especial de dos mil bolitas de vidrio con la imagen del Sumo Pontífice.  Por Luis Emilio Blanco / La Capital.

  La fábrica de bolitas de vidrio Tinka, ubicada en la ciudad de San Jorge y única en Sudamérica, produjo una edición especial de dos mil bolitas con la cara del Papa Francisco.

  La idea la gestó un vecino de la ciudad que quiere organizar un viaje al Vaticano y llevarle la curiosidad al Sumo Pontífice de la Iglesia Católica junto con otras artesanías de la ciudad.

  “Si bien esto todavía no llegó al destino para el que fue hecho, desde que se conoció que hicimos las bolitas personalizadas como la de la cara del Papa, se produjo un gran interés por parte de los medios de todo el país y de potenciales clientes, y eso seguramente abrirá nuevas puertas y oportunidades para nuestra empresa", explicó a LaCapital, Adrián Náñez, socio gerente de la fábrica Tinka.

Creada hace 64 años

La empresa, creada en 1953, además de fabricar bolitas con fines lúdicos, destina gran parte de la producción para el sector industrial que las aplica a la manufactura de pinturas en aerosol o al granallado de las piezas metálicas.

  Tinka se constituyó en una importante fuente de mano de obra para la ciudad desde sus inicios y además en una tradición con fuerte carga sentimental para sus socios, las familias Chiarlo y Reinero. Actualmente trabajan ocho empleados y la producción se realiza de acuerdo al stock existente y la cantidad de pedidos.

  En las épocas de mayor producción se trabaja durante tres semanas al mes, cuando llegan a fabricar hasta 400 mil bolitas que se almacenan en tachos de metal y luego de transcurridos los tres días necesarios para que se enfríen, son empaquetadas en bolsitas de red para ser distribuidas.

  En sus 64 años de existencia, la fábrica tuvo que atravesar múltiples crisis; una de las últimas fue los grandes aumentos en insumos vitales como el gas.

  También batallan con otros problemas como la competencia con las bolitas importadas. Pero siguen luchando para que el juego no desaparezca a base de innovaciones, como la invención de la "bolita lechera", la bolita del Papa o con escudos de clubes de fútbol.

  Asimismo, trascendió que en los planes de los fabricantes está la idea de producir bolitas con la caras de Maradona, Messi, y personalizadas para empresas y comercios, entre otras.

  El nombre de la fábrica proviene de "tincar", que es como se denomina en las provincias del norte argentino cuando una bolita le pega a otra. En otros lados, a eso se le dice "quema". Como en los años 50 las mejores bolitas eran las de Japón, sus fundadores decidieron cambiar la "c" por una "k", "para sonar más japonés".

  Tinka colabora en forma permanente con numerosas ONGs, escuelas e instituciones. Siempre contribuyeron con fiestas populares como las organizadas por el Chaqueño Palavecino y Jorge Rojas en el Chaco salteño y con todos los torneos de bolitas que se organizan desde el centro hasta el norte del país sosteniendo un juego tradicional, el más barato del mercado y por lo tanto con llegada a todos los niños de Argentina.

  Además, desde hace muchos años, la fábrica Tinka es miembro de la Cámara Argentina de Juguetes.

Fuente y foto:  Diario “La Capital” de Rosari. Por Luis Emilia Blanco.

 
El tradicional asado a la estaca de la Escuela Especial Nº 2.043 y de Formación Integral Nº 2.136 ya tiene fecha de realización

Será el próximo sábado 9 de septiembre.

Leer más...

 

latina

shell

 

 
 
 
 
03406 - 15401033